• Cronica del show

    8 Nov 2010, 5:17

  • Cronica del show

    1 Nov 2010, 4:14

    Dom 31 Oct – Ska-P

    Ska-P estuvo en Buenos Aires. Leé la crónica del show en Punk Rock Song http://punkrocksong.com.ar/mis-colegas-cronica-de-ska-p-en-buenos-aires/5600/
  • Prison Bound - Crónica del primer show de Social Distortion en Argentina

    11 Abr 2010, 18:56

    Vie 9 Abr – Social Distortion

    Estoy consternado. Es la 1:31 de la madrugada y hace un rato llegué del Teatro Flores. Creo que todavía no caigo. Fue un acontecimiento memorable en la historia musical de este país. Fue uno de los mejores recitales de mi vida. Desde que tengo 14 años que lo vengo soñando. Lo que acabo de vivir está a la altura de los recitales de Ramones hace mucho más de 10 años. Fue algo impresionante. Tengo un poco de sueño pero no me puedo dormir. Tengo que intentar contar lo que viví. Estoy obligado. Me tiemblan los dedos. Fue glorioso. Fue el primer recital de Social Distortion en Sudamérica en más de 30 años de carrera. Si tenés ganas de saber que fue lo que pasó el viernes en el Teatro Flores no tenés más que seguir leyendo. Si vas a ir a alguna de las fechas del sábado o el domingo y querés mantener la sorpresa, te recomiendo que no sigas leyendo.

    ¿Por dónde mierda empiezo? Hay tanto para contar… Me encontré con un amigo a las 7 de la tarde en Villa Crespo. Salimos para el lugar, nos clavamos un pancho a 2 cuadras e ingresamos. No habían arrancado todavía los soportes. Nos compramos una birrita e hicimos el aguante. A las 20:30 subió la primer banda. Eran los Beach Breakers. No los conocía y al principio shockeó un poco su propuesta. Un surf rock instrumental, interesante, pero desentonando un poco con la sed de punk rock que ameritaba la previa de Mike Ness y su muchachos. Hicieron un set corto, 20 minutos creo, sonaron muy ajustados, y dejaron el escenario para que suban los Fuckdolls. A los Fuckdolls tampoco los conocía. Con un punk rock más clásico y acorde de las circunstancias, hicieron un set de media hora, teniendo como invitado en un tema al Pelusa de Clinch. Ya eran las 21:30, los teloneros se habían acabado, el alcohol seguía fluyendo, y la ansiedad era extrema. Deambulamos un poco por el lugar, nos cruzamos con el Mosca de 2 Minutos, el batero y el bajista de Cadena Perpetua, los chicos de Asphix, etc., y finalmente se hicieron las 10 de la noche. Yo no aguantaba más. Transpiraba.

    Por fin el telón se abrió, empezó una música introductoria y salieron todos los músicos menos Mike Ness que salió unos segundos después con un pañuelo en la cara onda maleante yankie de la década del 50. Era obvio, ¿no? Hicieron una introducción instrumental de 2 minutos aproximadamente y engancharon con Don’t Drag Me Down. Ya con los primeros compases de batería me di cuenta del carnaval que se venía. Era una hoguera. Años y años de espera colapsaron todos juntos en esa primera canción. Era feliz, era libre, sentía paz y adrenalina al mismo tiempo. La gente flasheaba. Todo era tal cual lo había soñado. Terminó ese tema y arrancaron con Ring of Fire. El quilombo era incontrolable. La mística de lo que significa Social Distortion había sobrepasado los límites de lo imaginable por cualquier persona. Había en la atmósfera una bruma de emoción y nostalgia que el que no estuvo difícilmente pueda comprender. El tercer tema creo que fue Bad Luck, pero admito que se me empiezan a generar lagunas, así que las correcciones son bienvenidas.

    No había respiro entre tema y tema. Me hacía que Mike Ness era una persona más locuaz en vivo, como lo conocemos del disco en vivo Live at the Roxy, en el cual habla bastante con el público y hasta se lo nota jocoso y chistoso. Pero en este caso no paró de escupirnos canciones unas tras otras, y de las mejores. Creo que el cuarto tema fue Highway 101, y no se si notaron como Mike Ness cambió la letra en el último estribillo cantando algo como: “Follow the palm trees, under the Argentinian sun”. ¿Lo escucharon? Después de ese tema creo que hicieron un gran bloque “old school” con temas como The Creeps, Another State Of Mind y Mommy Little Monster, con un pendejo que se cruzó por el escenario con una máscara, haciendo las veces del “pequeño monstruo de mamá”. El orden de los temas ya es confuso, pero puede ser que después haya venido Reach for the Sky, que lo grabé con mi cámara de fotos y se los dejo a continuación para que se deleiten.



    No hubo ningún momento en que el recital decayera. Después tocaron Nickels and Dimes, Gotta Know The Rules y Sick Boys, en el que Mike Ness nos agitó un poquito diciendo que no se escuchaban los coros del tema. Después me emocioné terriblemente con Ball and Chain, a tal punto que me compré otro litro de birra, la puse en dos vasos de medio y me fui para atrás a cantarlo con mi amigo El Gordo. Otro momento emotivísimo de la noche fue cuando sonó Sometimes I Do del disco Somewhere Between Heaven and Hell, tema que no tenía para nada en mis planes. Con ese ritmo de country punk, esos climas intermedios, y ese estribillo fácil de corear por el público, hizo que fuera uno de los temas más especiales de la noche, con un Mike Ness incentivando a todo el mundo a cantar como si fuera el director de una orquesta. Y mierda que lo logró! Y creo que después de ese tema y de una hora de show se fueron para volver rápidamente a hacer los bises de la noche.

    Y los bises no podían arrancar de mejor manera. Prison Bound, pero en versión ultra emotiva con piano, guitarra y voz. Por dios… lo que fue eso. I N C R E I B L E. Después tocaron un tema llamado Still Alive que estará incluido en el nuevo disco de la banda a salir en septiembre, y después llegó la pregunta final: “Do you want to hear a story?” Y explotó Story of my life. LO QUE FUE ESO!! QUE FIESTA, ERA INCOMPRENDIBLE LA BOLA DE SENTIEMIENTOS QUE PROVOCÓ ESA CANCIÓN. Todos saltando y abrazándonos con desconocidos. ¡Fue descomunal!

    Y la noche finalmente terminó. Fue un show de una hora y media al palo. Si no fue el mejor recital de mi vida le pega en el palo, pero creo que lo fue. Significó mucho para mí. Se me cruzaron muchos sentimientos, historias y momentos, que quedaron inmortalizados en cada unos de los acordes de la viola de Mike Ness. No estoy feliz, sería injusto si definiera mi estado como el de la simple y cotidiana felicidad. El estado en que me encuentro es superior, es supremo.

    Ya son la 3:50 de la madrugada. Fui lo más sincero y espontáneo que pude. Escupí palabra tras palabra lo que me fue saliendo. Ojalá haya quedado plasmado aunque sea algo de lo que viví hace algunas horas. Y ojalá que los que estuvieron puedan complementar con sus vivencias y, mucho mejor aún, que los que van el sábado o el domingo amplíen un poco el post con las vivencias de esos días.

    Por mi parte vuelvo el domingo…. nos vemos

    Mas informacion y comentarios de la gente en http://punkrocksong.com.ar/prison-bound-cronica-del-primer-show-de-social-distortion-en-argentina/4494/
  • Linoleum - Crónica del show de NOFX en Buenos Aires

    28 Feb 2010, 19:45

    Sab 27 Feb – NOFX @ Let's Go Fest Vol. 1

    Escrito para Punk Rock Song en http://punkrocksong.com.ar/linoleum-cronica-del-show-de-nofx-en-argentina/4197/

    Y sí, podría decir que llegaron tarde al show, que Fat Mike estaba borracho, que su voz estaba ronca y que desafinaba, pero la verdad es que el show de NOFX de ayer a la noche me pareció tan genial como aquel del parque Sarmiento en el año noventa y seis (si mal no recuerdo), y como aquellos dos del año 2006 en el Teatro Flores y en el estadio Obras. Son de los más grosos exponentes de esta cultura en todo el planeta y verlos sobre un escenario siempre será impactante. Una hora y cuarenta minutos duró el show y la lista de temas fue impecable. Si tenés ganas de leer que fue lo que pasó el sábado por la noche en el recital de NOFX en Buenos Aires seguí leyendo más abajo. Si no te interesa, nos vemos en unos días en el próximo post…. vos te lo perdés.

    Llegué a las 7 de la tarde al Malvinas Argentinas y había mucha gente en las inmediaciones. Estaba medio cansado porque había estado laburando de un lado para el otro desde tempranito hasta las 3 de la tarde, pero al ingresar a la atmósfera recitalera empecé a sentirme vivo nuevamente. Estaba Hyntu sobre el escenario. Di un par de vueltas escuchando su música y tomé asiento en las escalinatas del fondo. Necesitaba una cerveza pero lamentablemente no se vendía nada de alcohol en el lugar.

    Un rato después subieron a escena Los Restos, que luego de un set de unos 30 minutos aproximadamente cerraron su presentación con el cover de Bad Religion de la canción Anesthesia, que recordaba haber escuchado en el compilado homenaje a esa banda llamado Devotos de una mala religión. Fue una buena elección para empezar a calentar el ambiente antes de la llegada de NOFX. Pero para eso todavía faltaba que tocara Shaila.

    Siendo ya una agradable costumbre, los Shaila están más que habituados a esto de telonear a bandas extranjeras. Una lista que recorrió canciones de sus más de 15 años de historia (creo que hasta sonó la viejita me voy a escapar) predispuso de la mejor manera al público presente que ansiaba escuchar a NOFX luego de un poco más de 3 años desde su última visita.

    El show de Shaila terminó a las 20:45. Media hora después el escenario estaba listo pero NOFX no salía a escena. 21:30 y nada. La gente se impacientaba (y yo también, obvio). 21:45 (una hora después de terminada la última banda soporte) y tampoco pasaba nada. Vejez de por medio, a mi ya me dolían la espalda y las piernas de estar parado por tanto tiempo. Y finalmente, a eso de las 10 de la noche apareció una persona en el escenario que en un español muy rudimentario balbuceó algo como: “la culpa de todo la tiene Kent, allá está”, señalando a la isla de sonido donde estaba el manager de la banda saludando a la muchedumbre. Y así fue como a las 22:10 Fat Mike, el Hefe, Melvin y Erik subieron al escenario. “Perdón que llegamos tarde” saludó Fat Mike, y luego de algunas palabras arrancaron con una introducción que desembocó en Dinosaurs Will Die y en la euforia multitudinaria. La fiesta ya era un hecho y la larga espera había quedado en el olvido. Terminada esa canción arrancó el bajo de Stickin In My Eye y la alegría ya estaba fuera de control. La voz de Fat Mike estaba ronca. Se notaba que esa merma le impedía cantar de forma adecuada algunas canciones. Se lo notaba un tanto ebrio también. Aunque ya se me hace difícil diferenciar cuanto de eso es verdad y cuanto es parte de su personaje de alcohólico que tanto le gusta hacer. Pero lo cierto es que se la pasó escabiando durante todo el recital. Al parecer le daba al Tequila. Y hasta tuvo tiempo para bardear un poco a nuestro fernet con coca.

    Pero como dije antes, la lista de temas fue impecable y, como suele hacer NOFX, hubo de todas las épocas. Desde las más antiguas como Six Pack Girls hasta las más nuevas del disco Coaster como We called it America y My orphean year. Y como para seguir nombrando algunas, sonaron canciones como Franco un american, Murder the Government, Leave it alone, The Brews, Reeko, Perfect Government, Bottles to the ground, Fuck The Kids, Eat the meek, Radio (el cover de Rancid), Soul doubt, Bob, It´s my job to keep punk rock elite y muchas otras más.

    Pero el momento más emotivo de la noche fue cuando sonó Linoleum. Los años pasan, me voy poniendo viejo, pero ese tema es el más emocionante de la historia entera de NOFX. Días previos al show pensaba en qué canción elegir para el post de hoy, y mi conclusión había sido la de dejarme llevar y dejar que el show mismo me diera la respuesta. Y la forma en que se me puso cada milímetro cuadrado de piel cuando sonaron los acordes de esta canción no me hicieron vacilar ni un segundo en mi elección. Linoleum era la indicada, y dándole play al reproductor pueden escucharla mientras continúan con la lectura.

    Luego del único parate que hicieron volvieron solamente Fat Mike, Melvin y Erik e hicieron Six Pack Girls. El Hefe apareció después diciendo literalmente “me cagué”, haciendo alusión a unos malestares gástricos que venía sintiendo durante el show. El recital duró una hora y cuarenta minutos aproximadamente, y fue algo que me gustó porque las bandas de este estilo no suelen hacer shows de más de una hora y cuarto. Como último tema eligieron el clásico Kill All The White Man con el cual nos arrancaron los últimos destellos de voz que nos quedaban.

    Más de 5000 personas seguramente estuvimos ayer en el Let’s go fest. “Fue el mejor show en mucho tiempo” se lo escuchó decir a Fat Mike unos temas antes de que finalizara. Vaya a saber uno si realmente es verdad, pero a mi me gusta escuchar cosas como esas. Y al terminar el show vi un detalle que también me gustó. Un abrazo fraterno entre Fat Mike y Melvin, como felicitándose por el show que habían dado (¿alguno lo vio?). Son pequeños gestos que me hacen pensar que, además de ser una banda de la concha de la lora, los unen lazos afectivos que seguramente sean también culpables de tanto de éxito y de que haya NOFX por un buen rato más todavía.

    No se uds. pero yo me fui muy feliz a comer una pizza al Kentucky de Santa Fe y Godoy Cruz con unos amigos lugar que, a pesar de estar bastante lejos de la zona del recital, estaba plagado de mesas con gente que venía del show.

    Y esto es todo lo que tengo para decir. Ojalá que los que fueron también puedan compartir sus sensaciones con toda la comunidad de PRS. Les mando un saludo y nos vemos en unos días.
  • In the Park - Ramones

    7 Dic 2009, 13:10

    Escrito para Punk Rock Song en http://punkrocksong.com.ar/in-the-park-ramones/3580/

    Hay veces en que llega la noche y me siento más solo que de costumbre. La vorágine del día se calma, los sonidos se atenúan, pero me viene una sensación de vacío. Son esos momentos en los que dudo en si hice bien en adornar las paredes de mi living con un cuadro de Joey Ramone con la frase "Life's a gas, so don't be sad cause I'll be there" y 2 cuadros con tapas de vinilos de los Ramones que conseguí en el barrio Camden Town de Londres cuando fui a visitar a mi hermano. Porque gracias a eso me doy cuenta de que son ellos los que me están faltando. Porque a pesar de que pasaron 13 años desde su último concierto en Los Angeles, todavía me causa desazón saber que no los voy a ver nunca más sobre un escenario.

    En el año 1992 me compré el disco Mondo Bizarro. Tenía entre 12 y 13 años y fue uno de mis primeros CDs. Aún hoy lo conservo y es una de mis piezas más escuchadas. Había algo diferente en esa música que llegaba a mis oídos adolescentes a través de mi disc-man. Sí, definitivamente me golpeaba de una manera especial. En ese momento no lo sabía, pero ese disco fue la puerta a 17 años ininterrumpidos de una relación inquebrantable con esta música que amo: el Punk Rock.

    3 veces vi a Ramones en vivo. 2 veces en Obras y la despedida final en River. Después vería a Dee Dee, C Jay, y 2 veces a Marky, pero es todo parte de otras historias. Ver a los 4 integrantes de Ramones sobre un escenario es impactante. ¿Cómo explicarlo? Es decir, como explicar que 4 tipos que se quedan parados sin moverse durante poco más de una hora de show irradian una energía incalculable. Haga frío, haga calor, ellos siempre salían a escena con sus camperas de cuero y sus jeans achupinados. Me acuerdo ahora de una entrevista a James Iha de Smashing Pumpkins donde cuenta que en un festival en Australia, con 35 grados de temperatura, los músicos de todas las bandas andaban de pantalones cortos y remeras, pero los Ramones se paseaban con su atuendo típico a base de camperas de cuero y pantalones de jeans. ¿No es genial? Aquí encontré el fragmento (en inglés) donde lo cuenta. http://www.youtube.com/watch?v=_KPzazYhwDw

    35 canciones en 70 minutos. Eso si que es un record. Y todos los recitales de Ramones duraban lo mismo. Anda dando vueltas una anécdota de que Johnny cronometraba los ensayos para que todo dure el tiempo exacto, ni un minuto más ni un minuto menos. Era impresionante. El público no tenía respiro. Era un tema atrás de otro separados por el ya famoso "one-two-three-four" del bajista de turno. Siempre me pregunté si alguna vez alguno se había equivocado y empezado el tema incorrecto después de la marcada. ¿Alguno sabe si ocurrió?

    Antes de seguir les propongo la siguiente encuesta. El post sigue después. [poll id="5"] Ver encuesta en http://punkrocksong.com.ar/in-the-park-ramones/3580/

    En mis primeros años de escuela secundaria, los Ramones eran furor acá en Argentina. Me acuerdo que en una semana llenaron algo así como 6 estadios Obras (5000 personas aproximadamente cada uno) y ocupaban las primeras planas de todos los medios. Me acuerdo de un profesor de historia que decía (y no era el único): "esos Ramones vienen a robar acá porque en su país nadie les da bola". Y yo le decía: "si eso es robar ojalá que me sigan robando toda la vida. Ojalá todos los chorros fueran así". Hace un tiempo me enteré que ese profesor había muerto.

    Los Ramones anunciaron su retiro en 1996. Sin embargo, no fue hasta que murió Joey en 2001 que me cayó la ficha de que nunca más iba a volver a ser testigo de tanta emanación energética. Hasta ese entonces, con todos los integrantes vivos, uno siempre mantiene la esperanza del reencuentro. Igualmente, hasta que no murió Johnny en 2004, recuerdo fantasear con un amigo con un recital de Ramones sin cantante. Con Johnny, Marky y C. Jay tocando sus instrumentos y el público cantando desaforadamente todas las canciones. Nos imaginábamos un micrófono en el medio del escenario con una campera de cuero. Nos gustaba mucho esa quimera.

    La canción de hoy es de aquellas no tan conocidas brillantes canciones de Ramones. Subterranean Jungle es un disco plagados de este tipo de canciones. Esa guitarra, esa velocidad, ese ritmo de batería y esa dulzura que exhalan las cuerdas vocales de Joey hacen de In the Parkuna canción exquisita que me hizo dar ganas de escribir lo que escribí en los párrafos anteriores. Ojalá que la disfruten tanto como yo.
  • Making Friends - Joey Cape en Buenos Aires

    28 Nov 2009, 15:16

    Vie 27 Nov – Joey Cape en Argentina

    Escrito para Punk Rock Song en http://punkrocksong.com.ar/making-friends-lagwagon/3607/

    Antes de presenciar el show de Joey Cape tenía pensado poner un tema de su disco solista para hacer la crónica. Sin embargo, siendo la 1 de la mañana y recién llegado del recital que el cantante de Lagwagon acaba de brindar en Buenos Aires, me resultó inevitable no elegir un tema de su banda más emblemática para el post del día de la fecha. Es que tirándo un número al boleo, como mínimo el 60% de las canciones fueron de Lagwagon, y hubo otro tanto que se repartieron entre Bad Astronaut, su disco solista Bridge, un tema nuevo, y quizá algo más que me esté olvidando. Y este alto porcentaje de canciones de Lagwagon no es un dato menor porque fue el combustible perfecto para mantener eufórica a la monada presente durante las 2 horas que duró el show. Porque seamos sinceros: está buenísimo ver a Joey Cape haciendo un show acústico, pero en realidad es el consuelo que nos queda por estar esperando hace como 10 años una segunda visita de su legendaria Lagwagon.

    Llegué unos minutos antes de las 19 al 777 de la calle Sarmiento y la cosa estaba muy tranquila. Había no más de 80 personas y ninguna banda sobre el escenario. Me compré una cerveza y me senté a esperar a ver que pasaba. Un rato después se abrió el telón y salieron los marplatenses de Presidio 54. Al principio el sonido daba miedo. Era una cosa totalmente inentendible. No se sabía que carajo era lo que estaban tocando. Por suerte con unas canciones encima se pudo acomodar un poco el sonido y pude entender que se trataba de una banda de punk melódico, hardocre, con bastante rapidez en sus canciones y bastante melodía en sus guitarras. Recuerdo que hacia el final de su repertorio hicieron Linoleum de NOFX y, si bien no alcanzó para que nos paráramos a agitar un poco, nos arrancó las primeras ganas de cantar de la noche.

    Después de los marplatenses vino The Cash. Un trío que tocó un punk un poco más lento y menos melódico que sus predecesores. Sin embargo, no puedo opinar mucho porque estuve bastante tiempo por el fondo sin prestar demasiada atención. A las 20:30 terminó su show y se venía el plato principal de la noche.

    Pocos minutos pasadas las 9 de la noche se abrió el telón y apareció Joey Cape en el escenario. Sólo junto a su guitarra acústica, no tuvo mejor idea que empezar el show con la canción que elegí para el post de hoy: Making Friends. El sonido era horrible pero la emoción era suprema. Ahora yo me pregunto, ¿tan difícil es hacer sonar bien a una sola persona que toca la guitarra acústica y canta por un micrófono? ¿Hay algo más simple que eso? A la gente de Súper Rock: pónganse las pilas muchachos, lo que pasó ayer fue una falta de respeto tanto para los músicos como para el público presente. Todo el show hubo problemas de sonido. Cada tema que terminaba era una indicación de Joey para que bajaran o subieran algo de su monitor, o los bajos de su guitarra y quien sabe cuantas cosas más. Eso le hace muy mal al recital y mal predispone a los músicos. Por suerte estuvo todo bastante distendido pero creo que si se hubiesen ido del escenario y dejaban de tocara hasta que solucionaran los problemas de sonido hubiesen estado en todo su derecho de hacerlo.

    Pero bueno, el show siguió y pese a los problemas de sonido fue increíble. Por suerte llevé la cámara de fotos y filmé 3 videos. Abajo se los dejo para el que los quiera mirar: The Ramones Are Dead, Sleep y May 16. Me acuerdo que en The Ramones are dead, en los cortes todos gritábamos bien fuerte ¡Hey, Ho! y eso lo emocionó mucho a Joey. Cuando terminó esa canción dijo que nunca le había pasado eso y que los Ramones son su banda favorita.

    Y cuando sonó Alien 8!!! jajaja. Los músicos no lo podían creer. Se veía en sus caras. ¿Como se podía armar semejante ronda de pogo si estaban tocando una canción acústica? Una verdadera locura. ¿Qué otros temas que no hay nombrado todavía? Angry Days del disco “Duh”, The Kids are all wrong de Let´s talk about feelings, E Dagger de Blaze, Minus de Bad Astronaut, Errands y No little Pill del disco solista (vieron como coreaba en No little Pill la gente y al chabón le gustaba mucho jaja).

    Un momento muy emotivo fue también cuando subió una persona del público y, a pedido, cantó Train de Lagwagon (corríjanme si no fue Train que se me hizo una laguna mental). Lo gracioso fue que el chabón le pasó las notas a Joey porque no las sabía ni en pedo. La gente se puso loca con esa canción. Gran momento.

    El show fue muy distendido. Joey habló mucho con el público y se lo notaba feliz. Se tomó un par de tragos (¿tequila?) y le puso mucha onda a los problemas de sonido. Se sentía muy halagado con las ovaciones de la gente hacia su persona y las respondía diciendo algo así como que “yo no soy al que quieren, yo solo formé parte de las bandas que uds. quieren”. Por momentos del show fue acompañado por 2 amigos, uno a cada lado del escenario que rellenaron muy acertadamente algunas de las canciones.

    Y el tema elegido para el final fue To All My Friends del disco Double Plaidinum que fue dedicada a todos los presentes. Pero a pesar de que se fueron del escenario, el griterío del público los hizo volver y cerrar la noche con el cover de Brown eyed Girl.

    “Nos vemos el año que viene, creo”. “Espero poder venir con Lagwagon”. Con esas 2 promesas cerró la noche y yo noté como que lo decía muy en serio. Quizá se muy inocente lo mio… pero por lo menos la ilusión no me la va a quitar nadie!!!

  • Donde las águilas se atreven - Attaque en el Luna Park

    23 Nov 2009, 16:52

    Sab 21 Nov – Attaque 77, Dead Fish

    Escrito para el blog Punk Rock Song en http://punkrocksong.com.ar/donde-las-aguilas-se-atreven-attaque-77/3530/

    La tarde estaba gris. La llovizna hizo compañía prácticamente todo el día, inclusive cuando llegué al Luna Park a eso de las 19:45. Me sorprendió ver poca gente en las inmediaciones y medio que me asusté. Tenía ganas de que a Attaque le vaya bien en esta “prueba” y, siendo que en el flyer decía a las 19:30, pensé que iba a asistir poca gente. Averigüé un poco y como faltaba un rato para que empiecen los brasileros de Dead Fish, esquivé un par de vallados y me fui a tomar una cerveza a un bar de la avenida Corrientes. Volví pasadas las 20:30 y el panorama era otro. Bastante gente merodeaba el estadio. Me tranquilicé un poco y, mientras buscaba mi puerta de ingreso al estadio, empecé a sentir la fiesta que se avecinaba.

    Después de varias idas y vueltas logré ingresar al estadio. Serían las 9 de la noche y Dead Fish ya estaba sonando. Había bastante gente adentro y seguían entrando sin parar. Los brasileros son buenos. Mucha fuerza, mucho hardcore y mucha actitud hicieron que el público los alentara y los despidiera con un fuerte aplauso. Pero estaba claro que para todos los presentes se venía algo sumamente especial: el debut de Attaque 77 en el mítico e histórico estadio pugilístico de la ciudad de Buenos Aires.

    A eso de las 10 de la noche se apagaron las luces y se proyectó un video por las 5 pantallas que había en el escenario. Imágenes del pasado, de éste presente como Power Trío, y de la grabación del nuevo disco en las sierras cordobesas. Todos empezamos a motivarnos. El “Soy de Attaque, es un sentimiento, no puedo parar” hacía eco en todos los rincones del Luna y, de repente, irrumpiendo en la oscuridad, apareció Leo de Cecco, se sentó en la batería, y empezó a sacudir los parches con Perfección, el cover de Legiao Urbana incluido en el álbum Otras Canciones. La espera había terminado. El Luna Park ardía y la fiesta recién empezaba. Si la memoria no me falla, el segundo tema fue Todo Está Al Revés y parecía que la cosa se venía con todo. El tercero creo que fue Ya Se del disco Amén, y ahí nomás estuvo el Cielo puedo esperar. Me quedaba sin aliento de tanto cantar.

    La noche tuvo de todo. Canciones de los más de 20 años de trayectoria de la banda hicieron que nadie se quedara sin escuchar lo que deseaba. Me sorprendió la cantidad de covers que hicieron. Algunos de los que me acuerdo fueron Beat on the Brat de Ramones, Cinco Estrellas de Leo Masliah, La Colina de la vida de León Gieco, Amigo de Roberto Carlos, No me arrepiento de este amor de Gilda, Dame fuego de Sandro y algún que otro más que ahora no recuerdo. Fue precisamente antes de arrancar el reggae 5 estrellas que Mariano tuvo un inconveniente con su equipo de viola así que lo zaparon con bajo, bata y teclados, junto con Mariano cantando sin la guitarra en las manos.

    Cómo invitado especial de la noche estuvo el Chino Vera, miembro histórico de la banda quien fuera reemplazado por Luciano Scaglione, actual bajista. Con él hicieron Justicia y No Te Pudiste Aguantar. Un combo no apto para quienes padecen problemas cardíacos. Me acuerdo que en Justicia no hice más que cerrar los ojos, cantar, y por unos minutos salirme de la locura y disfrutar del placer que estaba sintiendo.

    ¡Y cómo me hizo volver al pasado la seguidilla de Combate y Armas Blancas! Me acuerdo que esos dos temas los tocábamos con mi primer banda que se llamaba Centauro cuando tenía unos 15 años.

    ¿Qué otras canciones sonaron que no nombré hasta ahora? Caminando por el microcentro, Sólo por placer, Pagar o morir, No te quiero más, Otras canciones, Ángeles caídos, Arrancacorazones, San Fermín, Éxodo Ska, El Ciruja, Cuanta Cerveza, Chicos y Perros (que emocionante que es esta canción en vivo por Dios!!), Setentista, Ojos de perro y muchísimas más porque el show duró dos horas y quince minutos.

    Ya pasadas las 12 de la noche Mariano anunció el último tema e invitó a todos los que participaron del show a subir al escenario a cantar con ellos Donde las águilas se atreven. Las energías estaban agotadas, la garganta dolía, pero la emoción hizo que sacáramos las últimas fuerzas para gritar los últimos “Podrán pasar mil años, verás muchos caer, pero si nos juntamos no nos van a detener”. El tema terminó y los 3 integrantes se fueron al frente del escenario. Todo estaba dado para ir saliendo, pero la ovación fue tal que Mariano dijo “otra más”, y cerraron con Dame fuego, el cover de Sandro, y aprovecharon para hacer mención a su reciente transplante cardiopulmonar. Y después de esa sí que terminó todo, a pesar de que muchos nos quedamos pidiendo una más.

    Y hasta aquí es todo lo que tengo para contar del show. Se que hay muchas cosas que se me escaparon, así que los que estuvieron no sean vagos y agreguen todo lo que quieran jaja!!

    ————————————————-

    Pero el último párrafo lo quiero dedicar a una sensación que vengo teniendo hace un tiempo. Es sobre Ciro Pertusi, los motivos de su alejamiento de la banda, y cómo quedó la relación con sus ex compañeros. Lo único que se dice es que su alejamiento fue por “motivos personales”, o porque quería tomarse un año sin tocar y la banda no apoyó su decisión, y algunas otras historias más. El tema es que desde que hace unos meses los vi en Argentinos Juniors tengo la sensación de que no quedó todo bien. Ayer no se lo nombró en ningún momento y siendo una fecha tan importante que repasó toda la historia de A77aque creo que no hubiese estado para nada mal hacerlo. Además, las imágenes del video del comienzo estuvieron muy bien elegidas para que Ciro ni apareciera, y cuando tocaron la canción Amigo Luciano se la dedicó solamente a Mariano, a Leo, al Chino Vera, al tecladista, a los 3 flacos de los vientos y a la gente presente. ¿Y Ciro? Quizá sean estupideces, pero yo tengo una sensación rara y toda la gente con la que hablo comparte ese sentimiento. Por mi parte les cuento que me estuve moviendo para contactar a Ciro e invitarlo a escribir en el blog pero nadie me supo (o quiso) pasar ni un mail ni un teléfono. La verdad que me gustaría que, tomando como disparador una canción de Attaque 77, nos pueda contar algo más de toda esta situación. Así que si algún lector conoce la forma de ubicarlo o mismo Ciro si leés esto, sabé que estás invitado a participar cuando quieras. Después de todo, “estamos hechos de canciones” y seguramente haya alguna de las tantas canciones de Attaque con la que se pueda hablar de esta situación.

    Saludos a todos, y nos vemos en unos días…
  • Niño Bomba - Ska P en Rosario

    9 Nov 2009, 19:41

    Dom 8 Nov – Ska-P en Argentina 2009

    Escrito para Punk Rock Song en http://punkrocksong.com.ar/nino-soldado-ska-p/3411/

    Todo fue increíble. Sí, es cierto, el sonido, por lo menos allá arriba donde nos mandaron, fue una reverenda mierda. Pero de ninguna manera iba a opacar lo que sentimos con mi amigo El Mono ayer en la ciudad de Rosario. Fue una mezcla de alegría y emoción suprema. Los dos estamos cerca de los 30, pero parecíamos 2 pibes de 15 durante una aventura adolescente a 300 kms. de nuestras casas. Me estoy refiriendo especialmente a todo lo que nos produjo ayer el recital de Ska-P, pero también a toda la mística que implica ir a verlos a otra ciudad. Si tenés ganas de saber un poco más acerca de esto, no tenés más que seguir leyendo. Si no te interesa, podés esperar un par de días hasta el próximo post.

    A las 4 de la tarde del domingo pasé a buscar a mi amigo por Cabildo y Congreso. La tarde era ideal. Ni una sola nube en el cielo y la temperatura era bastante templada. Tomamos la panamericana y emprendimos viaje. 300 kms nos separaban de nuestro destino.

    Me había llevado toda la discografía de Ska-P en el auto, así que no perdimos tiempo, subimos el volumen hasta el punto de tener que gritar cuando queríamos decirnos algo, y arrancamos con el disco Eurosis y luego con el disco SKA-P. La motivación iba subiendo al mismo tiempo que nos adentrábamos en la ruta 9. Escobar, Campana, Zárate, Lima, San Pedro, todas son ciudades que fuimos dejando atrás hasta llegar a mitad de camino. Cambiamos música vieja por música nueva y seguimos con Lágrimas Y Gozos. A eso de las 18:30, cuando el sol empezaba a caer y a unos 60 Kms. de Rosario, tuvimos que hacer una parada porque el tanque de nafta estaba en rojo. Había un poco de hambre también así que la relajamos un poco comiendo unas Frutigran con chocolatada, y seguimos viaje. A eso de las 19:10 habremos llegado a Rosario, y 19:30 estacionamos el auto a unas cuadras del Parque de la Independencia, lugar donde se encuentra el estadio de Newells y donde iba a tocar Ska-P.

    Nos tomamos una birra echados en el parque para descansar del viaje y medio que nos confiamos con el horario porque recién a las 20:30 dijimos de enfilar para la puerta. El show estaba anunciado para las 21, había mucha gente en la cola y avanzaba muy lento. Nos empezamos a preocupar. “Me pierdo el primer tema y me muero”, le decía al Mono. Finalmente, a las 9 en punto logramos entrar. El lugar era un infierno de gente. La seguridad había cerrado el acceso al campo y sólo nos permitieron ir a las tribunas de arriba, que también estaban hasta las manos. Era literalmente un hormiguero. No tengo dudas de que había más gente de lo debido, hasta el punto que en algún momento me preocupé por la seguridad. Desde la tribuna de enfrente la gente empezó a saltar al campo hasta que en un momento se vino abajo un parante y pensé que alguno se mataba. Pero por suerte no pasó nada. De repente se apagaron las luces y la ira fue incontrolable. Desde las alturas se veía todo muy claro: todavía no habían ni subido los músicos al escenario y ya se había armado un pogo letal. Pasaron unos minutos más y empezó con todo.

    Ni Fu Ni Fa fue el tema que abrió el recital. Creo que igual que el año pasado en el Club Ciudad. Un año tuvo que pasar para volver a sentir algo parecido. Pero la euforia subió mucho más con la segunda canción: Niño Soldado, la que elegí para el post de hoy. “Fui a nacer donde no hay nada, OH OH OH”. Sinceramente me quedé afónico por 5 minutos. Y no estoy mintiendo. Creo que nunca había gritado tan fuerte en mi vida. El bombo me retumbaba en el pecho, el sonido era una tremenda bola de ruido, pero todo era emotivo. Joxemi saltando por todos lados, el Pipi y sus disfraces, Pupul y sus discursos, todo bien a la manera de Ska-P. Sonaron cualquier cantidad de canciones a lo largo de las más de dos horas de show. A la mierda, Tio Sam, Mestizaje, Crimen Sollicitationis, Vándalo, Intifada, El Vals del Obrero, Cannabis, Seguimos en Pie, etc, etc. No era fácil bailar ska desde donde estábamos, pero nunca lo dejamos de intentar. Las ganas que teníamos de estar ahí abajo eran impresionantes. La última canción fue el gran clásico El Gato López, aunque después de eso volvimos todos a “INSISTIR”, y retomaron la última parte del Vals del Obrero para exprimir hasta la última gota de energía que nos quedaba en la sangre. INSISTMOS!!!Y así terminó el show. Aunque después todos se quedaron arriba del escenario bailando un poco y disfrutando del aliento del público. Y creo que Joxemi no estaba en su sano juicio jajaja, el pibe agarró su amplificador gigante y empezó a correr por el escenario. Y al final dijo algo como: “la entrada 5242 es la ganadora” y se fue corriendo cagándose de la risa jaja, lo vieron?

    Eran como las como las 23:30 y salimos del estadio con un hambre voraz. Paramos en una pizzería y nos llevamos una grande de muzzarella para comer sobre el capot del auto. Pero cuando la abrimos nos dimos cuenta de que el pizzero no la había cortado en porciones. Así que si imaginan que la comimos como 2 trogloditas arrancando los pedazos con las manos.

    12:30 empezamos la vuelta. Escuchamos un disco de Weezer, otro de Propagandhi, y después arrancamos devuelta con Ska-P. Nos habíamos quedado con ganas de más. Queríamos más Ska-P. Estábamos desesperados.

    “Che, el martes tocan en Montevideo, ¿vamos?”

    Y me fui a dormir a las 4 de la mañana.
  • Violadores de la Ley

    3 Nov 2009, 22:56

    Dom 1 Nov – Pepsi Music 2009 (Dia 3: Faith No More/Die Toten Hosen)

    Escrito para el blog Punk Rock Song en http://punkrocksong.com.ar/violadores-de-la-ley-los-violadores/3318/

    Parecía que la lluvia no lo iba a dejar ser, pero el de arriba se apiadó, y desde las 16 hasta 23:30 del pasado domingo, estuve en la fecha "casi punk" del Pepsi Music. La entrada dolió un poco, pero al final del día, con la espalda dolorida de tanto tiempo de estar parado, me quedé conforme con la inversión que había realizado. Sobre 3 escenarios, tuve la posibilidad de escuchar en vivo al menos algunas de las canciones que ofrecieron estas 11 bandas: The Locos, Los Violadores, Trotsky Vengarán, Bulldog, Carajo, Infierno 18, Cadena Perpetua, Faith No More, Expulsados y Die Toten Hosen. Si tenés ganas de leer un poco lo que pasó en la fecha podés seguir leyendo, si no te interesa podés esperar algunos días hasta el próximo post.

    A eso de las 15:30 me tomé el 15 con destino al Club Ciudad de Buenos Aires y, apenas tomé asiento, se desató un aguacero que me hizo temer por la suspensión del festival. Sin embargo, el chaparrón fue tan fuerte como breve y, desde que se detuvo, no volvió a caer más agua y el evento se desarrolló con toda normalidad.

    16:20 entré al predio y ya estaban sonando los españoles de The Locos. Me habré perdido los dos primeros temas, pero estaba tranquilo porque ya los había visto el pasado viernes en un show en el barrio de Pompeya que los tuvo como banda principal. Me encontré con mi amigo El Mono entre la muchedumbre y vimos el show juntos. Para los que amamos a Ska-P, The Locos siempre fue como el consuelo que nos quedó al enterarnos de su separación. Fue de lo que nos agarramos para que su ausencia no fuera tan dolorosa. Su estilo es muy parecido y tenemos al Pipi que ¿cómo no bancarlo a muerte? La onda que le pone al escenario es envidiable, su constante subir y bajar de rodillas, sus disfraces y sus bailoteos no hacen más que confirmar que ese muchacho transpira ska. El más emocionante momento del corto y apurado set fue, a mi entender, cuando sonó Prepotencia Mundial, con esos terribles vientos y ese inflable macabro de la estatua de la Libertad. ¡Esas trompetas te golpean directo en el corazón hermano! “Norteamérica, patria, justicia y libertad, genocidio, muerte, expuesta identidad. Norteamérica, la prepotencia mundial, destrucción, mentira, inmoralidad.” Y con promesas de regresos para el 2010, se fueron agitando una gran ronda de pogo, lo que dio a su participación en el festival el tinte de verdadera fiesta, con no much0 publico todavía en el lugar.

    5 minutos después de The Locos, y en el escenario de enfrente, arrancaron Los Violadores. Ya con el primer sonido se me puso la piel de gallina. Era el punteo de Violadores De La Ley, y fue uno de los momentos más conmovedores de la jornada. El Pil Trafa a todo trapo agitando sobre el escenario y la gente feliz por estar viendo a Los Violadores formando parte de un gran evento. Varios clásicos siguieron a ese fantástico primer tema: Represión, Somos Latinoamérica, Ellos son, Mercado Indio, Bajo un solo Feliz, Contra la Pared, etc. Pero uno de los momentos más emotivos fue, sin duda, cuando todos los Die Toten Hosen subieron al escenario a cantar 1, 2 Ultra Violento. Muchos nos quedamos con ganas de un poco más. Pero los festivales son así, un poco de cada cosa.

    Apenas terminaron Los Violadores nos fuimos corriendo al tercer escenario puesto que hacía algunos minutos que habían arrancado los uruguayos de Trotsky Vengarán. Nunca los había visto, así que tenía ganas de ver que eran capaces de brindar sobre el escenario. Caminando sobre una superficie empantanada, logramos llegar para los últimos dos temas. Estuvieron muy bien, pero con tan poco no puedo dar un veredicto confiable. Cerraron con un cover de Un Beso Y Una Flor, que si no me equivoco el original es de Nino Bravo.

    Terminó Trotsky y la relajamos un toque. Estaba tocando Bulldog en uno de los escenarios. Era momento para una birra, pero las alternativas eran simplemente Pepsi o agua, así que me banqué la sed un poco más. Terminó Bulldog y en el escenario de enfrente empezó a tocar Carajo. Hacía muy poco los había visto en el Resistance Tour, así que como el hambre ya empezaba a pegar nos fuimos con El Mono a clavar un paty. Después nos fuimos a ver unos temas de los chicos de Infierno 18, pero volvimos rápido porque estaba por empezar Cadena Perpetua.

    El lugar estaba bastante lleno, y a eso de las 19:30 subieron a escena los tres integrantes de Cadena. Siendo una de las mejores bandas argentinas, Cadena brindó un show excelente pero en el que, a modo de capricho personal, me hubiese gustado escuchar al menos una canción del primer o del segundo disco. De todas formas, su set tuvo uno de los momentos mas emotivos de la noche cuando sonó Sobrevivir, durante el cual, a gritos pelados, me quedé sin vos cantando parte de la segunda estrofa: “siento temor, te juro mi amor, paso mis días buscando una vida mejor…”

    Ya pasadas las 20:15, se aproximaba el momento más esperado por la mayoría de gente: Faith no More. Pero como siempre, yendo a contramano, a mi me importaba muy poco. Me escuché los primeros dos temas y, a pesar de esos hermosos trajecitos de colores, me aburrí y me fui a ver el comienzo de los españoles de No Relax en el tercer escenario. Era la primera vez que los veía y por suerte el miércoles los vuelvo a ver en el Roxy. La banda de Joxemi, guitarrista de Ska-P, no defraudó en lo más mínimo. Con una hermosa y carismática italiana como cantante, es una banda que tiene toda la fuerza y que no tengo dudas seguirá creciendo en Argentina. Pero como el miércoles los veo devuelta, no terminé de ver su show y me volví a ver en que andaba Faith No More. Me senté, escuché algunas canciones más, me volví a aburrir, di una vuelta por los locales de CDs y otras cosas y me fui a ver el show de Expulsados.

    Un buen show dieron los ramoneros, y para bastante gente. Eso me puso contento porque evidentemente no fui el único que se aburrió con Faith No More. En los primeros temas el bajista rompió una cuerda, así que hubo un imprevisto corte que entre el violero, el batero y el cantante intentaron llenar haciendo el tema Substitute, que también versionarían los Ramones en su álbum de covers Acid Eaters. Ahí me percaté de que la persona que se ocupaba del escenario de Expulsados me resultaba conocida. Y si no me equivoco, era el gordo que estaba en las Salas de Ensayo del Abasto, al menos cuando yo iba hace como 10 o 12 años. Si por una de esas putas casualidades alguien que estuvo viendo a Expulsados también frecuentaba las salas del Abasto en Corrientes y Bustamente, confirme mi teoría así no me siento tan descolocado jaja.

    Y antes de que termine Expulsados, y murmurando todavía el estribillo de Enfermera Vudú, volé para uno de los dos escenarios principales para presenciar el, para mi, momento más esperado de la noche: los alemanes de Die Toten Hosen. El show fue impecable y emotivo. Campino desbordó energía toda la noche. No se subió al techo del escenario como aquella noche en River, en la despedida de Ramones, allá por el año 1995, pero no le hizo falta para cautivar a las miles de personas que presenciaron el show. A pesar de ser veteranos, los Hosen no tienen nada que envidiarles a las bandas más nuevas en cuanto a actitud y a carácter. Cuando veo cosas así entiendo por que hay gente que llega y gente que no. Porque los que llegan dejan alma y vida en cada show. Porque los que llegan aman profundamente eso que hacen y viven por y para eso. Si uno durante los shows toma un poco de distancia y se dedica a observar los rostros de cada uno de los músicos, va a darse cuenta de lo que estoy hablando. Los Hosen son una banda de culto que se merece el mayor de los respetos. Lograron que la gente cante en alemán!. ¿Saben lo que es eso? Es algo muy groso. Hubo varios momentos para rescatar del show. Lamentablemente, salvo rara excepción, nunca me supe los nombres de las canciones de Die Toten Hosen así que no las voy a poder mencionar. En un momento subió un flaco de Olivos, Buenos Aires, a cantar y la verdad que la rompió (pregunta: Campino no entendió que el nombre del pibe era Olivos Buenos Aires? jaja!) hasta que junto con Campino se arrojaron sobre las multitudes. Sonó 1,2 Ultraviolento y subieron Los Violadores. Tocaron un cover de La Bamba. “Yo no soy marinero soy Campino” así la cantaba jaja! Y finalmente cerraron con el tema You’ll never walk alone, que no se de quien es el original pero yo lo conozco por medio de The Adicts.

    En fin, esto fue todo sobre el Pepsi Music día 3. Estoy muy cansado de escribir y no se si quedó bueno. Pero no quería dejar de contarlo. Espero no haberlos aburrido mucho con lo extenso del post. 150 pesos que ya no están, pero que los hice valer hasta el último centavo.

    Nos vemos el próximo.
  • I do - Boom Boom Kid en estadio Malvinas Argentinas

    19 Oct 2009, 12:59

    Sab 17 Oct – Boom Boom Kid presenta nuevo disco: "Frisbee"

    Escrito para el blog Punk Rock Song en http://punkrocksong.com.ar/i-do-boom-boom-kid/3234/

    El sábado pasado estuve en el recital de Boom Boom Kid en el microestadio de Argentinos Juniors. Me gusta mucho Fun People y los vi en vivo, pero a Boom Boom Kid nunca le había llevado demasiado el apunte. No entiendo bien el por qué, pero así se dio, y así fue como el sábado pasado fue la primera vez que vi un show en vivo de la "nueva banda" de Nekro. Y sí, por más de que él diga que Nekro está muerto (matado por él mismo), para mí, Carlitos, siempre que lo vea, va a seguir siendo Nekro.

    Llegué a eso de las 20 al recital y el estadio estaba silencioso. Es que no había ninguna banda telonera programada para la fecha. Se me hizo larga la espera hasta las 21:30 que empezó el show. Hay veces que los soportes aburren un poco, pero les puedo asegurar que mucho más aburrido es que no toque nadie antes, y mucho más si uno está solo y no tiene a nadie con quien conversar como para apaciguar la espera. Aparte, y esto es una apreciación personal, creo que los shows arrancan un tanto fríos cuando no hay nada (ya sea banda soporte o alguna otra cosa) que anteceda a la banda principal. ¿A uds. no les pasa lo mismo?

    Siempre que voy al microestadio de la calle Gutemberg me termino comiendo alguna que otra hamburguesa o algún que otro pancho. Sin embargo, el sábado pasado la venta de hamburguesas y salchichas estuvo prohibida. Fiel a la ideología de la banda, productos derivados de animales no se comercializaron en el recinto. Me sentí bien al ver algo así. Independientemente de la filosofía de cada uno, estar en un recital donde hasta ese detalle estaba cuidado me gustó mucho. La cuestión fue que me terminé comiendo una especie de "roll" de masa integral, con hojas verdes, salsa de tomate, puré de garbanzos, y alguna que otra cosa más que me resultó exquisito.

    Otra cosa a destacar previa al show, fue la simpleza de la puesta en escena: la batería, un equipo de viola, un equipo de bajo y nada más. ¡No! me equivoco, había un redondel amarillo con una cara sonriente dibujada, un Frisbee! Claro, presentaban su último disco titulado de esa manera. Todo bien austero. ¿Y para qué más? Si el sentimiento y la locura pasa por otro lado. Sólo la gilada termina comprando la grandilocuencia de los grandes espectáculos.

    El show empezó 21:30. Había bastante gente, pero el estadio quedó a mitad de capacidad. ¡Hace cuánto que no veía a Nekro en vivo! ¿Una década tal vez? Pero sin lugar a dudas de que Carlos Rodriguez sigue manteniendo esa misma magia que tenía en aquellos años de Fun People. No paró de moverse ni un segundo en toda la noche. Sacudiendo su cuerpo palo y palo con la música y saltando de un lado para el otro, su inconfundiblemente peculiar voz no paró de cautivar a todos los presentes. Muchos temas me resultaron geniales. Me gustaría nombrarlos, pero la distancia que tuve hasta ahora con Boom Boom Kid no me permite especificarlos. El sonido me gustó. Cuando salía escuchaba a unos pibes que lo criticaban por el eco y lo fuerte que estuvo la voz, pero a mi me pareció que estuvo muy bien.

    Y un párrafo aparte merece el surfing de Nekro sobre interminables olas de gente que lo llevan, sobre su tabla, de un lado para el otro y que lo contienen si es que pierde el equilibrio. Sinceramente resulta un espectáculo aparte, cuya originalidad hechizó hasta al personal de seguridad del lugar, que poco y nada debía entender sobre la música de la banda.

    En fin, una muy buena noche, a cargo de una gran banda que, como si fuera poco, en los primeros días de noviembre parte para Estados Unidos a hacer una gira por varias ciudades de California y otros estados del oeste norteamericano.