Ismael Serrano... volvió a Madrid

RSS
Compartir

7 Ene 2008, 19:43

Dom 25 Nov – Ismael Serrano
Esta es mi crónica, en el orden de temas que buenamente puedo acordarme, más o menos:

Tras la bienvenida, comenzó con Somos. Después hizo una irónica descripción de las obras de Madrid, y de la M30, donde se han hecho y deshecho parejas, se han celebrado torneos de mus, y donde él compuso la Canción de amor y oficina. La cosa empezó a animarse con Sucede que a veces, donde el público empezó a dar palmas. Después vino Canción para un viejo amigo y la siempre preciosa Caperucita, que junto con Vine del norte el público cantó entera; fue uno de los mejores momentos de la noche, cuando todos gritamos ese "¡Asesinos!" y el clásico "te recuerdo Amaaandaaaa..." Luego tocaron Vértigo, Cien días y Últimamente, donde también tuvimos oportunidad de cantarle "Ismael, qué te pasa, no estudias, no trabajas..." Le siguió la gran Zamba del emigrante, en la que se echó un poco de menos a Mercedes Sosa y Si se callase el ruido, que tuvo muchísimo éxito (buf, no es para menos). Tras éstas, Ismael se puso a contar una historia muy divertida sobre cómo Penélope, tras despedirse de Ulises, estuvo esperándole en la playa durante años hasta que se cansó y se fue a trabajar a un cine (ya intuimos qué venía después) y se lió con el acomodador. Estaba claro, esto dio lugar a Sesión continua.

A continuación fue el momento más bonito del concierto, con la trilogía de baladas rescatadas de tres discos distintos: Tantas cosas, Ya ves (apoteósica, ufff) y Recuerdo. Tras esta sesión de lagrimilla, Ismael y Javier Bergia se pusieron a hablar de qué pasaría si vida inteligente extraterrestre encontrara aquella sonda... Por supuesto, era el prefacio de Habitantes de Alfa-Centauro encuentran la sonda Voyager, con una trompetilla (o yo qué sé lo que era) muy divertida. Después vino Eres, precedida de la lectura de un mensaje precioso dentro de una botella que leyó Ismael. Entonces dijo que el concierto estaba llegando a su fin (¡ja!), tocó las cantadas por todos Casandra y La extraña pareja y se fueron entre aplausos.

Obviamente, yo sabía que habría un par de bises, así que volvieron a salir. La chica que tenía yo al lado gritó con tono suplicante: "¡Amores imposibles!" y yo deseé interiormente que fuera así, mientras pensaba que no la iba a tocar, ya que puede que fuera demasiado larga. Pues me equivoqué, porque justo empezaron a sonar los acordes de Amores imposibles y nosotras flipando... Después, cómo no, Papá cuéntame otra vez, que nos dejó a todos cantarla enterita y que obtuvo aplausos por cada estrofa y ese "ayer morían en Bosnia, ahora mueren en Bagdad..."

Luego aplausos, y se salieron del escenario. La gente empezó a recoger, hasta alguno se salió, pero yo me mosqueé porque no encendían las luces. Así que volvieron de nuevo y tocaron la preciosa Ya nada es lo que era. Y a continuación tocaron mi canción: No estarás sola. Quizá no sea mi preferida, pero para mí es especial y tengo mis razones tontas para reconocerme en ella. Pensé que iba a ser la última, ¡PERO NO! Se fueron de nuevo y yo me puse la chaqueta, pero nadie se movía y todos gritaban "otra, otra", así que increíblemente aparecieron otra vez e Ismael tocó solo una bonita despedida con Ana.



Salí del concierto flotando y vi que muchas chicas se secaban las lágrimas en la puerta... Pude entender por qué lloraban, pero aún así yo no podía dejar de sonreír.

Comentarios

  • isma69

    Fue increible! De acuerdo en toda la cronica

    27 Ene 2008, 14:55
Ver (1)
Dejar un comentario. Entra en Last.fm o regístrate (es gratis).