Lo sentimos, pero tienes que seleccionar dos revisiones para ver las diferencias entre ellas.

Versión actual (version 2, 18 Dic 2007, 19:15)

Jules Émile Frédéric Massenet (Montaud, 12 de mayo de 1842 - París, 13 de agosto de 1912), compositor francés conocido por sus óperas, que fueron muy populares durante finales del siglo XIX y principios del XX. Jules Massenet nace en Montaud, cerca de Saint-Étienne, hijo Alexis Massenet, industrial fabricante de persianas à Pont-Salomon. Cuando tenía once años su familia se traslada a vivir a París para que él pueda estudiar en el Conservatorio . Obtiene un primer premio de piano en 1859 y en 1863 gana el Grand Prix de Roma gracias a su cantata David Rizzio. Vive en esa ciudad durante tres años y conoce allí a Franz Liszt que le pedirá secundarle en sus faltas de enseñanza. A su vuelta a París compone su primera ópera, La Grand' Tante, en un acto, para la Opéra-Comique en 1867. Comienza a ser conocido con obras como Don César de Bazan (1872) y Le Roi de Lahore (1872), siendo su primer éxito, en 1873, el oratorio-drama Marie-Madeleine, que fue elogiado por compositores como Chaikovski y Gounod. Massenet deja la composición para servir como soldado en la guerra Franco-Prusiana, regresando a su trabajo un año después de terminado el conflicto, en 1871. En 1878 fue nombrado profesor de composición en el Conservatorio de París teniendo entre sus alumnos a Gustave Charpentier, Reynaldo Hahn, Charles Koechlin, Gabriel Pierné, Florent Schmitt, Albéric Magnard y Ernest Chausson. En 1884, creo Manon, su obra más popular, ópera según la novela Manon Lescaut de Abbé Prévost. Sus óperas más famosas son Don Quichotte, Hérodiade, Le Cid, Le Jongleur de Notre-Dame y, más tarde, Werther (1892), según «Les Souffrances du jeune Werther» de Goethe. Thaïs (1894), con su soberbio solo de violín del segundo acto «Méditation religieuse», conocido como Méditation de Thaïs, es célebre pero, rodeada de una reputación diábolica, esta ópera no conocerá el éxito hasta pasados diez años de su estreno. También suele destacarse una de sus últimas óperas, Don Quichotte, producida para la Opéra de Monte-Carlo en 1910, con el legendario bajo ruso Fedor Chaliapin en el papel principal. La influencia de Massenet se manifiesta en muchos compositores de ópera, por ejemplo: Ruggero Leoncavallo, Pietro Mascagni, Giacomo Puccini o en el Pelléas et Mélisande de Claude Debussy. Su capacidad de trabajo fue impresionante. Fue capaz de componer muchas horas seguidas; sus jornadas comenzaban a las cuatro de la mañana, alternando composiciones, enseñanzas y audiciones. Ha dejado una obra esencialmente lírica (veinticinco óperas) pero también compuso ballets, oratorios y cantatas, obras orquestales y aproximadamente, unas doscientas canciones, además de algunas obras pianísticas. Massenet utilizó el leitmotiv de Wagner pero le dio una ligereza francesa, que algunos critican, considerándola demasiado edulcorada. Ha estado igualmente muy influido por los temas religiosos y a menudo ha sido considerado como el heredero de Charles Gounod.