Biografía

Gotan Project es una banda de tango electrónico y electrónica jazzística asentada en París (Francia) que está integrada por un DJ francés (Philippe Cohen Solal), un músico suizo (Christoph H. Müller) y un intérprete argentino de bandoneón y guitarra (Eduardo Makaroff).

Se conocieron en París, y creyeron que su interés por la música justificaba un trabajo más o menos constante. Sin muchas expectativas, en 2000 publicaron mil copias de su primer single, Vuelvo Al Sur/El Capitalismo Foráneo (en El Capitalismo Foráneo, Gotan Project incluyen un sampleado de un discurso de Eva Perón de 1948 en el que denuncia el «capitalismo foráneo»). Su combinación de tango, jazz y electrónica explotó hasta alturas insospechadas, obligando al trío a profesionalizarse de manera urgente y organizar al poco tiempo una gira internacional. Su disco La revancha del tango (2001) se acerca al millón de copias de venta.

La música de Gotan Project ha aparecido en numerosas bandas sonoras de películas y series, así, la canción Santa Maria (del Buen Ayre) del álbum La Revancha del Tango fue la música elegida para la principal secuencia de baile de la película de 2004 Shall We Dance?, protagonizada por Jennifer Lopez y Richard Gere. También apareció en la secuencia de tango de Take the lead (2006), de Antonio Banderas. Las series de televisión estadounidenses Nip/Tuck, Sex and the City y Queer as Folk, también usaron música de Gotan Project.

El nombre del trío viene de un juego de palabras muy común en el «Lunfardo» (argot rioplatense) llamado vesre, que consiste en invertir el orden de las sílabas en una palabra. Así, la palabra «tango» se convierte en «gotan».

En el 2006, parece una obviedad. Y sin embargo, apenas cinco años atrás ¿quién hubiera anunciado el éxito rotundo de Gotan Project?

Demos marcha atrás, hasta la génesis de la historia. En 1998, el guitarrista Eduardo Makaroff (hermano del también músico Sergio Makaroff) conoce a Philippe Cohen-Solal, músico y fundador del sello discográfico ¡Ya Basta! En aquel entonces, este último trabajaba con el suizo Christoph H Müller. Uno viene de Buenos Aires, se destacó en el mundo del rock, pero amaba el tango. Los otros dos son socios desde hace algunos años, escultores de vinilo y artífices de sonidos. A ellos debemos, entre otras cosas, «The Boyz From Brazil», una bomba para las pistas de baile. Así, deciden poner en común sus habilidades con el fin de elaborar una síntesis inédita, entre tango y música electrónica. Se dan un nombre: Gotan, inversión de las sílabas de «tango», en alusión al modo de hablar que se usa tanto en París como en Buenos Aires.

¿Cómo introducir los procedimientos de producción del home-studio en el rígido sistema del tango? A través de la experimentación en torno a algunos clásicos, empezando por «Vuelvo Al Sur» de Astor Piazzolla, compositor que supo imponer el nuevo tango. Deciden quedarse con su espíritu, más allá de las letras. Convocan luego a un equipo de expertos: una española que se las trae, una violinista de formación clásica, amante del jazz, un par de argentinos de París, como Nini Flores en bandoneón y Gustavo Beytelmann al piano. Esta elección será clave para abordar el desafío rítmico con las conexiones adecuadas. Y, por su parte, el dub será el factor de unión indispensable. Tras algunas pruebas, se logra «Vuelvo Al Sur», a la que sigue un lado B, «El Capitalismo Foráneo». Este primer maxi pronto se convertirá en un clásico para muchos DJ. Se suceden varios títulos más, como «Tríptico», «Santa María (del Buen Ayre)», etc. Ya es hora que el trío lance su primer álbum. Entonces aparece «La Revancha Del Tango», en el año 2001. El disco dará la vuelta al globo y Gotan Project iniciará un periplo que lo lleva a pisar los escenarios del mundo entero, desde Japón hasta Estados Unidos. Entre un aeropuerto y otro piensan en el próximo paso. ¿Qué hacer una vez pasada la sorpresa? Retomar el camino, precisamente donde lo habían dejado y, a partir de allí, seguir adentrándose cada vez más en las profundidades de la tradición, para extraerle nuevos rumbos. La ambición de este segundo álbum se entiende desde esta perspectiva. En los últimos cinco años, el trío ha aprendido mucho, junto a los mejores, sin perder el impulso que los lleva a intentarlo todo. Han tomado distancia, el envión indispensable para proyectarse aún más lejos.

En este disco, son los mismos pero diferentes. Ya lo anuncia el título del primer single: «Diferente». ¿Qué ha cambiado entonces? Para empezar, una visión más amplia de la historia, del repertorio. A partir de «La Revancha Del Tango», ellos mismos forman parte del asunto, suscitando vocaciones «electrónicas» desde Oslo hasta Buenos Aires. Esta vez, son los únicos compositores de unos pretextos melódicos que se inspiran de los más grandes de todos los tiempos, entre ellos, Carlos Gardel, quien les sopla el título del álbum, «Lunático». Dicho de otro modo, se afirman como autores-compositores, sin dejar de lado ese talento para hacer bailar las máquinas. En aras de la variedad, Gotan Project ha invitado a grandes personalidades que demuestran la extrema versatilidad que puede adquirir el tango en 2006. Tango golpeado, tango declamado, tango cantado, tango desfasado, tango visitado con Calexico… El abanico de posibilidades incita a rever todo juicio apresurado acerca de esta melancolía hecha música. Para este nuevo álbum, el trío ha reforzado su colaboración con el pianista Gustavo Beytelmann, un argentino que vive en París desde hace más de 25 años, reconocido por su escritura y su gusto por la aventura. Esta vez se le han encargado los arreglos para cuerdas, violines y violoncelos, que se grabaron en el mítico estudio Ion, en Buenos Aires. Por eso ofrece vibraciones acústicas de gran calidad. Por eso este segundo opus tiene un contorno más cinematográfico… Sin alejarse del formato canción. Resultado: «Lunático» multiplica los discursos. Desde las palabras pronunciadas por Cáceres, desde aquellas proclamadas por Jimi Santos -dos modos de reivindicar las raíces negras de Argentina- hasta el rap plagado de citas al mejor estilo tanguero… Sin olvidar las canciones dulce-amargas que interpreta Cristina Vilallonga. No, definitivamente el tango no ha dicho su última palabra.

Editado por Sinestesia el 16 Feb 2013, 0:58

Cualquier texto de esta página que provenga de contribuciones de usuarios está disponible bajo la licencia de reconocimiento, no comercial y uso compartido con los mismos términos de Creative Commons.
También es posible que el texto esté disponible bajo la licencia de documentación libre de GNU.

Datos básicos

Generados con los datos marcados en el wiki.

No hay datos sobre este artista

Estás leyendo la versión 11. Ver la versión más antigua o debatir sobre este wiki.

También puedes ver una lista de todos los cambios recientes en el wiki.